'Existe una manera de vivir a la que los Lakota llaman "Caminar en la Belleza." Se dice que uno Camina en la Belleza cuando tiene su Tierra (parte física) y su Cielo (parte espiritual) en Armonía.'

dimecres, 23 de setembre de 2015

'La larga marcha del pueblo Navajo'

1860; el 21 de marzo el congreso de los Estados Unidos aprueba la ley de predesahucio (Pre-emption Bill), adjudicando la tierra libre a los colonos en los territorios del Oeste. El 3 de abril parte de Saint Joseph, Missouri, el primer Pony Express con correo para Sacramento, California adonde llega el
13 del mismo mes.
Del 16 al 18 de mayo, nombran a Abraham Lincoln candidato a la presidencia. En Julio se inventa el rifle de repetición Spencer.

'Vimos a los estadounidenses por primera vez en Cottonwood Wash. Habiamos guerreado contra los mexicanos y los pueblos. De los primeros capturamos muchas mulas, no les faltaban. Llegaron los estadounidenses para comerciar con nosotros. A su llegada celebramos una gran fiesta y ellos bailaron con nuestras mujeres. Nosotros comerciamos también.'

Manuelito  jefe de los Navajo.

Manuelito, Jefe Navajo
Manuelito y otros jefes Navajo firmaron varios tratados con los Estadounidenses. "Entonces los soldados construyeron el fuerte aqui.-Recordaba Manuelito_, Y nos delegaron un agente, que nos aconsejó buena conducta. Nos dijo que debíamos vivir en paz con los blancos, y respetar nuestras promesas. Estas las pusieron en un papel, para que jamás se nos olvidaran."
Manuelito trató de no faltar a las promesas que establecía el tratado, pero cuando los soldados llegaron, quemaron sus apriscos y dieron muerte a todas las reses por algo que un grupo innominado de pendencieros Navajos había perpretado; Su ira se volcó sobre los estadounidenses. Él y su banda habían sido ricos y los soldados los habían empobrecidode nuevo. Para volver a ser ricos reanudar sus depredaciones en las tierras de los mexicanos, mas al sur, que los llamaban ladrones. Las incursiones de los mexicanos contra los Navajo, con intención de apresar a sus jóvenes y convertirlos en esclavos, y las de estos contra aquellos, en cruenta represalía, se recordaba desde tiempo inmemorial.

El primer fuerte que los estadounidenses construyeron en territorio Navajo estaba en un valle cubierto de hierba, a la entrada de Canyon Bonito su nombre era Fort Defiance y los prados que lo rodeaban  se convirtieron en pastos de uso exclusivo del fuerte, con gran disgusto de Manuelito y los suyos, que los tenían en gran estima. Pero las ordenes del soldado jefe a este respecto fueron claras . La ausencia de cercados, hacía que Manuelito y su gente no pudieran evitar que sus animales traspasaran en ocasiones los límites prohibidos, y así, una mañana de compañia de soldados a caballo irrumpió decidida desde el fuerte y dio muerte a todos los animales pertenecientes a los Navajo.
Ese acto llevó al pueblo Navajo, a Manuelito y su aliado Barboncito a reunir como fuera a todos los guerreros posibles, lograron a 1000 hombres con los que rodearon Fort Defiance.
Casi lograron borrarlos de la faz de la tierra, pero los estadounidenses descargaron sus poderosos mosquetes contra los Navajo. Con el sol ya franco, huyeron los Navajo hacia las colinas, satisfechos de haber dado, por lo menos, una dura lección a los soldados.
El ejercito sin embargo consideró ese ataque contra la bandera un acto de guerra. A las pocas semanas, una fuerza compuesta por seis compañias a caballo y nueve de infanteria, al mando del coronel Edward Richard Canby, recorria sin descanso Chuska Mountains en busca de Manuelito y sus rebeldes.

Barboncito
En 1861, Manuelito, Barboncito, Herrero Grande Armijo, Delgadito y
otros jefes ricos convinieron en encontrarse con el coronel Canby en  un nuevo fuerte que estaban construyendo a unos 55 kilometros al suroeste de Fort Defiance., era el fuerte de Fauntleroyen honor a un jefe militar. Despues de las conversaciones con Canby, los Navajo eligieron jefe supremo a Herrero Grande (21 de febrero de 1861) y acordaron que convenía a todos mantener la paz. Herrero Grande prometió en desterrar a todos los ladrones de la tribu. a esta reunión de invierno en Fort Fauntleroy siguieron varios meses de amistad entre indios y soldados.
En el mes de Septiembre los soldados acogian con gusto a los navajo en el fuerte, quienes aprovechaban para comerciar y obtener raciones de comida, iban a celebrarse varias carreras de caballos, los Navajos esperaban estas ocasiones con verdadera pasión, todos se ponían sus mejores galas, llebaban sus mejores caballos....Una de las carrereras que se esperaba con especial atención era la que iba a disputarse entre Bala de pistola. ( Pistol Bullet) _ nombre dado por los soldados a Manuelito y un teniente de la guarnición, el primero sobre un caballo Navajo y el segundo sobre un caballo militar. Innumerables apuestas se cruzaron aquel día, Dinero, mantas, ganado...
Los caballos salieron muy juntos pero a los pocos segundos todos pudieron ver que Manuelito tenía dificultades, que perdía el control de su montura y que, finalmente, daba con ella en un terraplén. No tardó en saberse que una de las bridas  había sido cortada con un cuchillo. Los Navajo apelaron a los jueces, que pertenecian sin excepción al Fuerte, y solicitaron que se repitiera la carrera. Los jueces rehusaron y declararon vencedor al caballo militar. Enfurecidos por esta artimaña, los Navajo se lanzaron tras ellos, los soldados les dieron con la puerta en las narices y, cuando uno de los indios trató de forzar la entrada del fuerte, un centinela hizo fuego y lo mató.
Lo sucedido después aparece recogido en el informe de uno de los jefes de la guarnición el capitán Nicholas Hodt:

'Los Navajo, sus mujeres y niños corrían en todas direcciones, tratando de huir en vano de los tiros y las bayonetas. Yo conseguí reunir a una veintena de hombres , marché entonces hacia la parte este del fuerte ; allí se encontraba un soldado, en trance de dar muerte a dos niños pequeños y una mujer. grité para que se detuviera, però el hizo caso omiso y los mató a los tres.
Desde ese día 22 de septiembreb de 1861, habrían de transcurrir muchos más hasta que volviera a reinar la concordia entre hombres blancos y Navajos.

Hacia la primavera de 1863 la mayoria de los mescaleros (Tribu Nativa del Sur, Nuevo Mexico, actualmente viven en la reserba Apache.) Habían huido a Mexico o estaban internados en Bosque
Redondo. En abril el Coronel Carlenton se dirigió hacia Fort Fauntleroyen, en busca de información que le permitiera planear una campaña contra los Navajo. Pero hantes se reunió con Delgadito y Barboncito cerca de la localidad de Cubero, y como en ocsiones anteriores les informó que debían abandonarcon su gente el territorio Navajoy reunirse seguidamente con los "Satisfechos" mescaleros que ya estaban en Bosque Redondo. "Jamás iré al bosque replicó Barboncito, jamás abandonaré mis tierras aunque ello me cueste la vida..."
'Disponen ustedes hasta el próximo 20 julio para internarse en la reserba, a partir de esta fecha todo Navajo que sea visto fuera de Bosque Redondo será considerado enemigo y tratado como tal.'
Llegó y pasó la fecha y ningún navajo se había sometido a aquella orden tajante.
Entretanto, Carleton había ordenado a Kit Carson (explorador y representante oficial del gobierno de Estados Unidos ante las tribus indias) Que se dirigiera con sus tropas desde el territorio de mescaleros a Fort Fauntleroyen (Ahora llamado Fort Wingate) donde debía prepararse para una campaña contra los Navajo. Carson se resistia arguyó que él se había ofrecido voluntario para luchar contra los soldados confederados, no contra los indios, asi que decidió renunciar al puesto, Kit Carson estimaba a los indios, años atrás había vivido con ellos, en ocasiones varios mesessin comunicacion alguna con el hombre blanco. Una mujer Arapajoe le había dado un hijo y otra Cheyenee había vivido con él durante cierto tiempo. Finalmente y por desgracia al cabo de un tiempo el verano de 1863 Kit Carson revocó su renuncia al ejercitoy se dirigió a Fort Wingate para tomar partido contra los indios Navajo.
Los Navajo respetaban a Carson como luchador, pero no a sus hombres, los voluntarios de nuevo mexico. Muchos de ellos eran mexicanos y los Navajo los persiguieron sin cesar desde tiempo inmemorial. el numero de Navajos era más de diez veces superior al de los mescaleros.
Así pues,  incluso cuando se enteraron de que Carson había marchado con más de mil hombres sobre pueblo coloradoy había alistado como mercenarios a sus viejos amigos los Utes (tribu Nativo Americana) En calidad de rastreadores la confianza de los Navajo no flaqueó. Los jefes recordaron a su gente cómo en los viejos tiempos habían logrado expulsar al Español de sus tierras. " Si vienen los estadounidenses, los mataremos."
el general escribía al departamento de guerra centralizado de Washington, para solicitar el envio de otro regimiento de caballería. Eran necesarios más soldados , afirmaba, a causa de un nuevo descubrimiento de oro realizado cerca del territorio de los Navajo y había que procedes inmediatamente a "La expulsión de los indios y a la protección de la gente que acude a las nuevas minas y lavaderos."
Bajo la contínua instigación de Carlenton, Kit Carson a celeró su programa de "Tierra quemada", y para el otoño ya había destruido la mayor parte de los rebaños y cultivos entre Fort Canby y el Cañon de Chelly.
Los Navajo carecían de alimentos, mantas, ropas. No deseaban ir tan lejos pero estaban dispuestos a establecer sus tiendas cerca del fuerte Wingate, donde se hallarían bajo la vigilancia de los soldados.
El Capitán Rafael Chacón comandante de fort Wingate, puso en conocimiento del general Carlenton la oferta hecha por los Navajo. La respuesta de su superiosr fue terminante: " Los Indios Navajo carecen de opinión en este asunto , o se internan en el bosque Redondo o permanecen en sus territorios en estado de guerra."
Cañon de Chelly
Ante la disyuntiva, y agobiado por la presencia de mujeres y niños a su cargo, que sufrian de frio y hambre, Delgadito se rindió. Barboncito, El sordo y muchos otros guerreros aguardaron en las montañas el destino de pueblo. Los vencidos fueron enviados a Bosque Redondo y Carlenton dispuso que los primeros cautivos recibieran un tratamiento especial, las mejores raciones, los mejores cobijos, tanto durante eltrayecto como en su llegada  a la reserva. El caso es que, pese a la imponente aridez del emplazamiento, Delgadito estaba impresionado por la amabilidad de sus captores.

Durante las semanas siguientes, el ánimo de lucha de los restantes indios fue decreciendo a medida que se extendia la noticia de la entrada de los soldados al Cañon de Chelly.
" Lo perdimos todo la nacion americana es demasiado poderosa para nosotros, cuando habíamos de luchar durante pocos días, nos sentiamos frescos y dispuestos, con el tiempo los soldados nos agotaban e infligían sobre nosotros la deseperación y el hambre.  _diría Manuelito más tarde..."

El 31 de Enero, Delgadito persuadió a 680 Navajos más de que se rindieran en Fort Wingate, tras describirles la situación en Bosque Redondo, el duro invierno y la falat de alimentos hicieron que otros se entrgaran  en Fort canby. hacia mediados de febrero, el número de cautivos se elevaba a 1.200, exhautos y famelicos. El ejercito les proporcionaba raciones escasas y los más viejos y los más jovenes empezaron a caer. A principios de marzo eran ya 3.000 indios navajo que se habían rendido en uno y otro fuerte, y las sendas provenientes del norte aparecían llenas de temerosos Navajo que se aproximaban cansinamente por la helada nieve. Pero los jefes ricos, Manuelito,
Barboncito y Armijo, se negaron a entregarse. permanecían con su gente en las montañas decididos a no rendirse.

Durante el mes de Marzo se puso en movimiento la larga marxa de los Navajo hacia Fort Sumner y Bosque Redondo. El primer contingente  de 1.430, alcanzó el fuerte el el 13 de Marzo; diez murieron en el trayecto y tres niños fueron raptados, probablemente por Mexicanos que se encontraban en la escolta con los soldados.
Unsegundo grupo, compuesto por 2.400 Navajo, había abandonado entretanto Fort Canby, y dejaron atrás los cadaveres de 126 compañeros . La larga carabana se componia de 30 carretas, 3000 ovejas y 473 caballos, los Navajo que hicieron gala de su reciedumbre al soportar el frio, el hambre, la disentería y las invectivas  de los soldados acompañantes,  que no cesaron  durante los 500 km largos de su éxodo, pero no podían evitar el dolor que les producia la añoranza de su tierra , perdida ahora para siempre. El suyo fue ciertamente un camino de lágrimas, en el cual quedaron 197 antes de llegar a destino.
El 20 de marzo dejaron Fort Canby 800 Navajo más la mayoría ancianos, mujeres y niños el ejercito les había provisto sólo  de 23 carretas. Este contingente llegó a bosque redondo el 11 de mayo de 1864, de estos unos 110 perecieron durante la marcha.

Una noche de junio,  despues de repetidas conversaciones, Manuelito y su gente desaparecieron de Quelitas y se dirigieron a sus ocultos refugios del Little Colorado.
en Septiembre se conoció la noticia de que Barboncito había sido capturado en el Cañon de Chelly. de los ricos que se habían ocultado, ya solo quedaba Manuelito, el cual sabía que tenía tras éla todos los soldados deln territorio.
En Bosque Redondo los Navajo vivian como perros, apiñados como estaban las enfermedades empezaron a hacer mella entre los más débiles, eran muchos los que arriesgaban su vida para salir de allí. con el tiempo, ya eran tantos los navajos quese fugaban que Carlenton mandó establecer puestos de vigilancia en un radio de 65km alrededor de Fort Sumner. En Agosto ordenó finalmente que se matara a todo indio hallado fuera de la reserva sin un pase justificativo.
El 1 de septiembre de de 1866 Manuelito, el jefe más buscado hizo entrada en Fort Wingate , acompañado de 23 quebrantados guerreros, para entregarse sin condiciones, todos aparecian desnutridos Ya no quedaban más jefes guerreros para perseguir.

'Los dias y las noches se hicieron largas hasta la fecha señalada para la vuelta a casa, a nuestras tierras.
era tanta nuestra prisa, Cuando desde Alburquerque , pudimos contemplar la cima de la montaña  nos preguntabamos si sería ya la nuestra, sentíamos deseos de hablarle a la tierra y algunos de nuestros ancianos empezaron a llorar de alegría.'
Así fue el regreso de los navajo a sus tierras perdidas . Cuando se definieron los nuevos límites de la reserva, gran parte de sus mejores pastos fue a parar a manos de los colonos blancos . La vida no iba a ser fácil y deberían esforzarse pra sobrevivir. Aun así los Navajo tendrían ocasión de saber, más tarde que habían sido ellos precisamente los menos desafortunados entre los indios del oeste. Para los otros la tragedia apenas acababa de empezar.