'Existe una manera de vivir a la que los Lakota llaman "Caminar en la Belleza." Se dice que uno Camina en la Belleza cuando tiene su Tierra (parte física) y su Cielo (parte espiritual) en Armonía.'

dimarts, 25 de novembre de 2014

El escudo de Medicina

El escudo de Medicina es una expresión del don único que su hacedor desea impartir a su itinerario vital.
Un escudo de Medicina puede hablar de un nuevo nivel en el crecimiento personal o ejemplificar la próxima montaña que se quiere escalar.
Tradicionalmente el escudo que un guerrero llevaba hablaba de las fortalezas interiores que emplearia para ayudar a la tribu.
El escudo de una mujer indigena hablaba de sus cualidades maternales, y de sus dones de visión, sanación, costura, magia, danza y hacer adornos con cuentas. Los escudos exteriorizaban la posición de sus portadores en la familia tribal y de los tótems que portaban.
Los escudos de Medicina hablaban tambien de verdades internas así como de las personalidades externas de sus creadores.
Cada hombre elegía a un hermano que honraba su propia medicina para hacerle un escudo. Esto era así para impedir que el ego masculino se interpusiera en el camino de la verdad. Las mujeres estaban ya conectadas con su lado intuitivo y más dispuestas a recibir lo que las "Voces" de sus abalorios les contaban sobre sus dones. Mentir sobre tus dones era una gran deshonra, en realidad mentir acerca de cualquier cosa podía provocar
el exilio permanente de la tribu. Los escudos de los que habían mentido se quemaban en una ceremonia de gran duelo, y quienes crearon esos escudos se volvian invisibles a los otros miembros de la tribu y de la nación.
Muchas veces se hacía un escudo para el inicio de un proyecto, y contenia el resultado deseado, otros escudos se hacían para relatar episodios de una batalla, una cacería o la busqueda de una visión.
Se realizaban escudos como talismanes para que los partos fueran fáciles y las cosechas abundantes....
Cada escudo es para su creador un recordatorio de su conexión con la vida. En tiempos de incertidumbre, un escudo de medicina es una fuente de aliento, de protección contra el miedo, y un recordatorio de la serenidad del conocimiento y la conexión. Los escudos de medicina nos recuerdan el hecho de que todo tiene su momento y lugar perfectos en la vida. Las alegrias se equilibran con las lágrimas, el silencio sagrado con las payasadas irreverentes, el amor propio con la humanidad, el dar con el recibir, el día con la noche, la luz con la sombra y la sabiduría con la inocencia. Caminar con equilibrio es honrar todos los actos de nuestra humanidad en sus momentos adecuados y descubrir lo sagrado en todos ellos.


Fuente: Las cartas de la Medicina.